datacredito

datacredito
::PUBLICIDAD : GRUPO DE ABOGADOS, TARIFAS JUSTAS, CUOTAS, TARJETA CREDITO

Translate

lunes, 1 de abril de 2013

ASESINATO DE RAFAEL OROZCO , TODA LA VERDAD. LA VERDADERA VERDAD.


AQUI LE PRESENTAMOS LOS HECHOS COMENTADOS POR DIFERENTES FUENTES.


PUBLICIDAD: Necesita Abogado? visite el portal y conserve el link, puede necesitarlo en cualquier momento. CLICK AQUI ?






-->


Wikipedia


Rafael Orozco había llegado a Barranquilla el 9 de junio de 1992 tras una ausencia de cuarenta y cinco días en razón de sus compromisos artísticos en Venezuela y el interior de Colombia.6 En la noche del 11 de junio de 1992, las hijas de Orozco dieron una fiesta en su residencia para celebrar el fin del semestre escolar. Pasadas las 9:00 p.m., Alfonso Ariza De la Hoz y Francisco Javier Corena, ayudantes de la agrupación musical de Diomedes Díaz, llegaron a la casa de Orozco solicitando al cantante con la intención de pedir prestados unos instrumentos musicales. Orozco los atendió en la terraza de la casa para no interrumpir la fiesta. Se encontraban dialogando cuando a las 9:45 p.m. un pistolero le disparó a Orozco en diez ocasiones, haciendo blanco en su humanidad en nueve oportunidades (en la región occipital, en el rostro, en la espalda y en la región glútea), y ocasionándole la muerte en el acto. El cuerpo de Orozco fue llevado a la Clínica del Caribe por su esposa Clara Elena Cabello, pero el artista había llegado sin vida al centro asistencial, donde fue declarado muerto a las 10:00 p.m.1 3 7
Entre los móviles del asesinato se barajaron la relación extramatrimonial que Orozco sostenía con María Angélica Navarro Ogliastri8 9 y quien para entonces también mantenía una relación sentimental con el ganadero y narcotraficante José Reinaldo "El Nano" Fiallo Jácome), y un ajuste de cuentas por la supuesta implicación de Orozco en el narcotráfico. La real causa del homicidio es una "vendetta" del Cartel de la Costa en contra de Orozco Maestre, acaecido trás el apropiamiento de una cuantiosa cantidad de propiedad de narcotraficantes. Días previos al crímen a Orozco le fué hurtado un vehículo Mercedes Benz en las inmediaciones del sector conocido como "Torcoroma" en desarrollo de este ilícito los delincuentes advierten a Orozco sobre la devolución del dinero, este hace caso omiso, días después es asesinado y un grupo de hombres armados irrumpe en la vivienda de Clara Cabello exigidiendo el dinero que guardaba su cónyuge. Rafael Orozco llevaba cuatro años trabajando con el cartel de la Costa. Era uno de los mejores lavadores de dólares, pues utilizaba sus presentaciones en el exterior para ingresar ilegalmente divisas en cantidades superiores al país. El modus operandi era: Cada vez que salía del país, especialmente a Estados Unidos se llevaba su colección de acordeones.Eran 12 en total. Allá los desarmaba y los rellenaba de dólares que luego entraba al país sin ningún misterio, pues era un ídolo y nadie lo molestaba. Para las autoridades es claro que Orozco le pidió a la gente de la Costa que le aumentaran su participación en el negocio. El recibía el 15 por ciento por cada embarque y quería que le subieran la cuota al 25 por ciento. La gente se molestó y no estuvo de acuerdo con él. Pero las cosas se complicaron en un viaje de regreso de Estados Unidos. Tres de los 12 acordeones, que venían con 12 millones de dólares, se perdieron. Orozco se comprometió a recuperar la plata, pero nunca cumplió. En la indagatoria a uno de los ímplicados, al preguntársele por el paradero del dinero y el responsable de la pérdida, respondió así: "El se torció y se quedó con el billete.Eso no le gustó a nadie y le dieron un plazo para que se pusiera al día. Una vez fuimos a su casa y le dijimos:"Arregle esa vaina rápido porque la gente está muy molesta y ya le pusieron precio a su cabeza. Están ofreciendo 130 millones de pesos para que lo maten y hay muchos que quieren el trabajo". Orozco se quedó callado y dijo:"Con la fama que tengo, esos manes no se meten conmigo porque saben que yo les armo un escándalo y les acabo el negocio". Por el crimen fueron aprehendidos como autor material el ingeniero Jorge Navarro Insignares (padre de María Angélica);10 11 Alfonso Ariza De la Hoz y Francisco Javier Corena (como cómplices); Orby Campo Valdeblánquez, Diomedes Zubiría Redondo y Porfirio Zubiría Redondo (como autores materiales según la versión de un tal Javier Enrique Arias Martínez o José Luis Ospino Ariza); y Ever Antonio Zubiría Redondo, pero todos quedaron libres al comprobarse que no tuvieron nada que ver con el asesinato.12 2 13
El 19 de agosto de 1998, el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Barranquilla dictaminó que Orozco fue asesinado por Sergio González Torres, escolta de Fiallo Jácome,7 14 15 y que el crimen obedeció a móviles pasionales, por el mencionado triángulo amoroso entre Orozco, Navarro y Fiallo.6 16
Entre las pruebas de la Fiscalía se encuentran las pruebas de balística que estableció que Orozco había sido baleado con la pistola Heckler & Koch, modelo P7 K3, calibre 7,65 que fue encontrada en poder de Fiallo el día de su asesinato, y una carta dirigida desde la cárcel por Mario Alzate Urquijo al entonces fiscal general de la Nación, Gustavo de Greiff, en la que revelaba que "el Nano" Fiallo expresó en su presencia y de otros narcotráficantes que tenía el respaldo de su patrón, alias "Camilo", para eliminar a Rafael Orozco, porque este estaba sosteniendo una relación con su novia.6
Sin embargo, una serie de muertes y desapariciones se dieron posteriores al asesinato de Rafael Orozco: Orby Campo Valdeblánquez fue asesinado en Barranquilla el 4 de abril de 1993, Alfonso Ariza De la Hoz y Francisco Javier Corena fueron sacados de sus casas y desaparecieron después de su última indagatoria el 4 de agosto de 1992, José Reinaldo Fiallo y su escolta Sergio González fueron asesinados en Medellín el 18 de noviembre de 1992, y Víctor Herrera Ortega, celador de una construcción vecina a la residencia de Rafael Orozco que presenció el crimen, desapareció después de declarar al día siguiente de los acontecimientos. Además, el fiscal que inició el proceso, Jorge Paternostro, falleció ahogado en las aguas de un arroyo turbulento en Barranquilla el 16 de julio de 1993. El periodista Fabio Poveda Márquez (amigo muy cercano de Orozco) y el acordeonero de Diomedes Díaz al momento de los hechos, Juancho Rois, quienes también declararon en el proceso, murieron poco después.7
La muerte de Rafael Orozco conmocionó a Colombia, al mundo vallenato, y a varias naciones latinoamericanas, sobre todo Venezuela.

[editar]Funeral y entierro

Los restos de Rafael Orozco fueron velados en la funeraria Jardines del Recuerdo de Barranquilla, pero a causa de que la multitud crecía sin control, el féretro fue trasladado sucesivamente a recintos cada vez más grandes: la iglesia del Carmen, la Catedral y por último el coliseo cubierto Humberto Perea, donde se realizó una misa campal. De allí, su cadáver fue trasladado en un multitudinario recorrido de unos 8 km al cementerio Jardines del Recuerdo, donde fue sepultado al final de la tarde del 12 de junio de 1992 en medio de desgarradoras escenas y de una multitud sin precedentes llegada de toda Colombia y Venezuela.8
Muchas personalidades se hicieron presentes en el velorio y en el entierro, entre ellas varios colegas cantantes y acordeoneros como Jorge Oñate, Miguel Morales, Raúl "Chiche" Maestre, Marcos Díaz, Carlos Malo, Jesualdo Bolaños, Emilio Oviedo, Alberto Villa y Rafael Escalona, quienes al momento de ser enterrado el ataúd entonaron varias de las canciones más famosas del Binomio de Oro, como La crecienteEterno enamoradoMomentos de amor y Dime, pajarito. Al mismo tiempo, en la plaza Alfonso López de Valledupar se llevó a cabo una multitudinaria concentración en la que miles de personas sacaron pañuelos blancos y clamaron justicia.8



....................

tomado de http://ramestr3.blogspot.com



¿POR QUÉ MATARON A RAFAEL OROZCO?



Raúl Mestre.

José Reinaldo Fiallo, Sergio González, alias Tato, Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz, cuatro hombres que hacía las nueve de la noche, del 11 de junio de 1992, parquearon un vehículo a un costado de la casa de Rafael Orozco y minutos mas tarde mataron al cantante, fueron asesinados después de aquel trágico episodio. Sin embargo, nunca se supo quien ordenó esos crímenes.

Ese “silencioso ajusticiamiento” no solo ameritaba una investigación en la medida que indicaba quien estaba detrás del crimen de Rafael Orozco, sino que descartaba que a Rafael Orozco lo hubieran matado por “un lío de faldas” como insistentemente y desde un principio se quiso hacer creer.

Quienes suponíamos que conocíamos la verdad llegamos el día del “juicio final” al Juzgado Cuarto Penal del Circuito despacho encargado de dictar la sentencia contra los sindicados pero quedamos desconcertados. No solo porque ya no existían los juicios con jurado de conciencia y una sala donde se debatían los hechos como ocurría anteriormente sino que al despacho de la Juez Cuarta Penal del Circuito, Dra. Gelmis Chacón de Schuett, solo ingresaron Luis Felipe Colmenares Ruso, como fiscal y el Dr. Mariano Canedo Londoño, como parte civil y todos los sindicados de cometer el crimen de Rafael Orozco, o sea, José Reinaldo ( Nano ) Fiallo Jácome, Sergio Adolfo González (Tato), Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz, estaban muertos.

El crimen de Rafael Orozco fue convertido en una "orgía informativa" donde algunos medios de Bogotá ante todo, “sin saber por dónde iba tabla” se dedicaron a exhibir la vida privada de las personas involucradas con el cantante y fue asi como se anunciaba a ocho y seis columnas, que el crimen lo había originado “Un escabroso romance con una agraciada jovencita barranquillera”.

Tal vez por esa razón cuando el Dr. Juan Yidy Abudinem, quien oficiaba como parte civil en el proceso, dijo que el ingeniero Jorge Navarro Insignares, era la persona quien en nueve oportunidades había disparado su arma de fuego contra Rafael Orozco, la justicia le creyó. El ingeniero Jorge Navarro era nadie menos que el padre de Maria Angélica Navarro la joven que supuestamente era novia de Rafael Orozco, de modo que esa acusación para efectos publicitarios era clave. Inmediatamente todos los medios tomaron fotos, avances informativos etc. mejor dicho se aclaró el crimen de Rafael Orozco.

El abogado Yidy Abudinem decía igualmente que un testigo ocular había dicho que vio al ingeniero Navarro disparar contra Rafael Orozco y aportó un memorial donde manifestaba : “Una persona que se encontraba cerca de Rafael Orozco el día de los hechos, identificó al ingeniero como el hombre que en nueve oportunidades disparó contra Cantante”.

El abogado también dijo que el vehículo utilizado en la huida por los asesinos, era el carro de propiedad de los Navarro.

Por todas estas razones el ingeniero Jorge Navarro fue capturado y trasladado a la Cárcel Municipal, donde también se encontraban presos Orbi Campo Valdeblánquez y los hermanos Diomedez y Ever Subiría Redondo, otros señores que tampoco tenían nada que ver con el crimen.


Los “palos de ciego” que la justicia daba con esas capturas quedaron en evidencia cuando el Dr. Comernares Russo, no solo decretó el “cese de procedimiento” a favor del ingeniero Navarro, quien estuvo injustamente detenido durante ocho meses, como presunto autor material del crimen, sino que al “testigo falso” que dijo que había visto a Navarro disparar en nueve oportunidades, se le compulsaron copias para investigarlo por falso testimonio.

Navarro fue liberado al probar que estaba en otro lugar en el instante del asesinato y también se cayeron los cargos que le hacían en el sentido de que sabía que a Rafael Orozco, “lo andaban buscando para matarlo” y que solo se limitó a indagar por su hija María Angélica, novia del cantante y además porque no alertó a las autoridades ni a las personas que pudieran evitar el crimen. Pero esos cargos tampoco prosperaron.

Un examen detallado de lo que realmente ocurrió ese 11 de Junio de 1992, aclara lo sucedido. El día de los hechos, Rafael Orozco compartía con su familia y en especial con su hija Kelly Johanna, la celebración del cierre del semestre escolar y cuando mas alegres estaban , cerca de las 9 de la noche, el vehículo ocupado por José Reinaldo Fiallo Jácome, Sergio Adolfo González Torres, alias Tato, Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz se parqueo a la vuelta de la casa de los Orozco.


Del vehículo se bajaron Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz, músicos integrantes de la agrupación de Diomedez Díaz, y ampliamente conocidos por Rafael Orozco. Los dos llegaron hasta la puerta de la casa del cantante identificándose y le dijeron a quien los atendió que el motivo de la visita era pedirle prestado a Rafael Orozco , unos instrumentos musicales.

Rafael, salió, saludó a los “colegas” y no los invitó a pasar sino que los atendió allí en la terraza de la casa para no interrumpir la celebración.

Mientras Rafa conversaba con los músicos, apareció otro de los cuatro pasajeros del vehículo con un revolver en la mano y sin mediar palabra alguna le disparó en 9 oportunidades. Tan pronto el homicida cometió el crimen, quien conducía el auto abrió la puerta del vehículo para que ingresara su compañero y aceleró dándose a la huida.

Clara Elena al escuchar las detonaciones corrió hacia donde se encontraba Rafa, a quien encontró ya casi sin vida, tirado sobre el pavimento y con la ayuda de los músicos Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz, logró introducirlo dentro de su vehículo, e inmediatamente lo trasladaron a la Clínica del Caribe donde minutos mas tarde fue declarado oficialmente muerto, victima de las balas disparadas por un revolver marca Heckler & Koch, según el examen de balística practicado por un grupo de peritos.

La muerte de Rafael Orozco, provocó miles de versiones y por las calles de Barranquilla, corrían diferentes hipótesis, se especulaba que la mafia lo había mandado a matar por un billete, otros decían que fueron motivos amorosos y los mas allegados hablaban en “voz baja” de “unas deudas pendientes con unas cajas de cambio” , en fin, cada cual decía una cosa distinta, pero a la justicia y a la prensa le gustó mas “el lío de faldas”


Incluso cuando Francisco Manuel Corena supo que el revolver con que mataron a Rafael Orozco era marca Heckler & Koch dijo que era arma era de propiedad del El Nano Fiallo, el comerciante que estaba buscando al cantante, para hacerle “un reclamo de amor” porque ese revolver él se lo había visto. Inmediatamente la juez de instrucción criminal Carmen Collantes (si la memoria no me falla) ordenó la captura de Fiallo. Claro, esa información confirmaba que el homicidio tenía un origen pasional y separaba la investigación del peligroso mundo de las mafias.

El instructor vinculó a la investigación a Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz, músicos integrantes de la agrupación de Diomedez Díaz, como cómplices del asesinato por haber sacado a Rafael Orozco con engaños pero ninguno de los dos musicos concurrieron ante la justicia . Dos semanas después del crimen una camioneta negra con vidrios polarizados llegó una madrugada hasta la casa de los musicos y los sacaron a la fuerza, se los llevaron y mas nunca aparecieron.

El día 18 de noviembre de 1992, es decir cinco meses después del crimen de Rafael Orozco, el Nano Fiallo apareció muerto en una calle de Medellín, junto con su guardaespaldas Sergio Adolfo González Torres, alias Tato. Pero nisiqueira eso sirvió para que la investigación cambiara de rumbo y buscara su norte. La justicia continuaba investigando tanto a Nano Fiallo, como a Sergio Adolfo González Torres, alias Tato., Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz, como los responsables del crimen de Rafael Orozco.

Para la instrucción Fiallo continuaba vivo. Procesalmente Fiallo estaba vivo, porque en derecho el fallecimiento de una persona se prueba con el registro civil de defunción, con la necropsia, con el acta de levantamiento de cadáver o con la licencia de inhumación, y ninguno de esos documentos habían sido aportados al expediente, es decir, pese a la evidencia que los imputados no estaban vivos la justicia se desgastaba pretendiendo condenar a unos muertos.

Si bien es cierto que el hombre que apareció muerto en Medellín aparecía con el nombre de Jorge Alberto Gómez Benítez, clarísimo resulta que oportunamente se practicaron unas pruebas y de inmediato se supo que Fiallo tenía doble identidad pues con la prueba dactilar se probó que evidentemente el muerto era el Nano Fiallo.

Pero nada, no importaba que Nano Fiallo estuviera muerto, lo importante era condenar a quienes hasta ese momento aparecían como los responsables del crimen “Hasta ahí llegaban las canoas “

Pese a que en Barraquilla todo el mundo sabía que Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz, músicos integrantes de la agrupación de Diomedez Díaz no se habían presentado ante la justicia porque fueron sacados de su residencia en una camioneta y desde entonces no volvieron a aparecer la justicia los seguía investigando porque el fallecimiento de una persona se prueba con el registro civil de defunción, con la necropsia, con el acta de levantamiento de cadáver o con la licencia de inhumación, y ninguno de esos documentos habían sido aportados al expediente.

Pero. ¿Quien mandó a matar a esa gente?

Solo cuando se supo que mataron a todos los que participaron en la muerte de Rafael Orozco, fue que la gente en Barranquilla, comprendió que el crimen del cantante, no era un simple “lío de faldas” y se preguntaban ¿Pero quien es ese loco que anda matando a diestras y siniestras?

El loco que mandó a matar a Rafael Orozco, estaba desesperado, nervioso, cuentan que una noche borracho y llorando como un niño le reveló a una de las personas que mas sufrió por estos hechos, que tenía temor que capturaran a Fiallo, al Tato, o a los musicos Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz porque esos manes se pueden “reventar”. Esa posibilidad lo aterraba. En realidad el hombre mandó a matar a Rafael, en un momento de locura- nos dice- No pensó que ese crimen tuviera las consecuencias que tuvo.





............................


Tomado de elpilon.com.co

Por: Julio Oñate Martínez 

En estos momentos en que los interesados en el vallenato que son casi todos los colombianos puntualmente paralizan sus actividades a las 8: 00 p.m. para enterarse de algunos aspectos medio tergiversados sobre la vida del grandioso artista colombiano Rafael Orozco, sus canciones nunca olvidadas han tenido un nuevo renacer, sonando sin cesar en todas las emisoras y generando una serie de comentarios y especulaciones en torno a su trágica y absurda desaparición desde aquella nefasta noche del 11 de junio de 1992, que como un lunar quedó empañando el historial de Barranquilla, la noble ciudad que lo acogió como a uno de sus hijos mas dilectos.

Pocas veces una calumnia ha tenido tan gigantesca magnitud como la que en forma infame y canalla quisieron hacer rodar los autores intelectuales de su muerte para desviar las investigaciones que se adelantaban cuando soterradamente comentaban que Rafa fue ajusticiado por sus nexos con la mafia que lo responsabilizaba de una millonaria suma de dólares que fueron decomisados en uno de sus viajes de regreso de los Estados Unidos.

En un par de ocasiones he estado a punto de encaminarle a trompadas a más de un bellaco, imbécil y despatriado que repite este absurdo y ponzoñoso dardo: que tanto el como “El pollo Isra” traían en sus viajes del exterior doce millones de dólares camuflados en cada acordeón. Los que han visto un acordeón desarmado saben que en su interior escasamente hay espacio para una galleta de soda y eso desmoronada.
Además de una entrañable amistad con Rafa, nos unía un cercano vínculo  familiar pues mi extinto hermano Rodrigo estaba casado con Carmencita Bruges Orozco su prima hermana y para la época, en Barranquilla, fuimos vecinos y lo veía con frecuencia.

Dos meses antes de ser diabólicamente asesinado “supuestos jaladores de carros” lo encañonaron en la calle despojándolo de su vehículo, tiempo durante el cual le tocó andar de chance en chance y mientras la compañía aseguradora adelantaba los trámites para la respectiva indemnización, era frecuente verlo en las calles de la arenosa conduciendo el viejo y deteriorado Mercedes Benz que su querido amigo y periodista Fabio Poveda le prestaba para evitarle la incomodad de andar a pie.

Una persona que estuviera involucrada en negocios de esa índole y esas proporciones, al serle hurtado su automóvil, sencillamente de inmediato compraba otro sin tener que esperar los trámites del seguro evitándose el trauma de andar atenido a carro ajeno.

Sus dieciséis años de vida artística desde 1976 cuando nació el Binomio de oro uno de los conjuntos mejor pagos en la época le permitieron vivir decorosamente pero sin lujos ni extravagancias pues su origen humilde y los sinsabores de la pobreza que le tocó enfrentar en su infancia, moldearon en él una personalidad sencilla y descomplicada con una gran calidad y sensibilidad humana que quiso y se dejó querer por la gente sin distingo de clases.

Si Rafa no hubiese nacido con esa profunda vocación por el canto posiblemente en el fútbol lograría hacer carrera pues a este deporte dedicaba todo el tiempo libre que tenía y sin dudas hoy estaría con nosotros, pero paradójicamente al entregarse en cuerpo y alma a la noble causa de engrandecer nuestra música, con creces recibió de esta fama, distinción, aplausos reconocimientos y el derecho en nuestra historia de estar al lado de los grandes del folclor vallenato y muchas, muchísimas mujeres que lo admiraron y por él deliraron, una de las cuales, involuntariamente contribuyó a que un celoso esquizofrénico poseído por los espíritus del mal, hubiera ordenado su muerte.

Hasta el presente no he visto un solo capitulo de la telenovela pero mi hija Isabella me mantiene al tanto y he querido adelantarme a los acontecimientos para prevenir a todos y  que como guardianes del folclor no permitan que algún imbécil, bellaco y despatriado vuelva a lanzar el ponzoñoso dardo que inútilmente podrá enlodar el nombre de Rafael Orozco, uno de los artistas más sanos, limpios y grandiosos  que ha tenido la música colombiana.

Por: Julio C. Oñate Martínez

.........................................





...........................................

TOMADO DE SEMANA.COM





TRAGEDIA EN LA ARENOSA




Entre chismes y autos de detención, Barranquilla no se repone de la muerte del cantante Rafael Orozco.


A LAS 10 DE LA NOCHE, EN punto, llega todos los días una mujer vestida de negro hasta su tumba. Le coloca flores frescas, llora y le promete que nunca lo va a dejar de visitar. En el último mes ese lugar no ha estado sólo ni un momento. Llegan mujeres con botellas de ron en la mano, hombres que le cantan vallenatos a todo pulmón, muchachas que vienen en la tarde y se quedan horas enteras dizque conversando con el difunto. Hay gente que viene de La Guajira y de Medellín sólo para tomarse fotos ahí. Carros muy elegantes, se parquean por un rato, miran y se van. Es tan frecuentado el sitio, que tocó ponerle una cinta morada al árbol de al lado para que la gente lo distinguiera desde lejos y llegara más fácil hasta allá. Me tenían cansado con la preguntadera. Yo soy el sepulturero, pero no el guía del cementerio". 


Ese lugar, que parece ser el más visitado por los barranquilleros durante los ultimos días, es la tumba de Rafael Orozco, el cantante del Binomio de Oro asesinado el pasado 11 de junio. Esta semana se cumple un mes de su muerte, y en la ciudad no se habla de otra cosa. Los periodistas locales no le pierden detalle a la noticia, los taxistas se encargan de enterar del caso a cuanto turista va llegando, el vendedor de agua helada se pasea por las calles recogiendo datos y pasándoselos a otros. En las esquinas de la ciudad se arman corrillos, cada uno con su propia versión, tratando de descifrar el crimen de su ídolo.

Por su parte, las autoridades también buscan adelantar la investigación a pasos agigantados. Aunque dejan de lado las especulaciones que día a día se tejen en la ciudad, señalan que lo que se ha logrado hasta ahora no hubiera sido posible sin la ayuda de la gente. "A los barranquilleros les gusta hablar, y eso sirve para aclarar las cosas". La semana pasada, la juez que lleva el caso expidió auto de detención contra dos personas sindicadas de haber cometido el asesinato. Esta determinación ha calmado un poco a los admiradores del Binomio de Oro, que no han dejado de exigirle resultados precisos a la Policía. Para ellos, el peor ultraje que podría cometerse contra la memoria del cantante es que su crimen quedara en la impunidad. Por eso siguen paso a paso el curso del proceso.




MUERTE ANUNCIADA

Para el pueblo barranquillero se volvió imposible hablar de Rafael Orozco sin nombrar a María Angélica Navarro, la joven con la que mantenía una relación extramatrimonial desde hacía más de tres años. Se conocieron durante una presentación que realizó el Binomio en el colegio Sagrado Corazón. Desde ese día María Angélica y Orozco no se separaron. Al principio el romance fue un secreto para todos. Hasta el día en que la madre de la muchacha, por las habladurías de la gente y por las extrañas actitudes de su hija, se dio cuenta de lo que sucedía.

En ese momento comenzaron los líos para ambos. Que una joven de 23 años, separada y con una hija, mantuviera una relación con un hombre casado pareció no gustarle a la familia. Y mucho menos que ella empezara a ausentarse de su casa, supuestamente para pasear con sus amigas, pero en realidad era para acompañar al cantante en sus giras musicales. La situación se fue enredando cada día más, hasta que la madre de María Angélica decidió visitar a la esposa de Rafael y acordar la forma de acabar con el romance. Se reunieron los tres: la madre de la joven, Orozco y su esposa.

Pero ni los consejos de los amigos ni las advertencias que le venían haciendo sirvieron para que él decidiera dejar a la joven. Hace algunos meses, Orozco fue atracado mientras viajaba en su carro por el centro de la ciudad. Uno de los autores del delito le dijo que eso "era apenas una advertencia". Al llegar a la casa le comentó a su esposa que creía haber sido engañado por las personas que iban con él, pues le habían hecho tomar una ruta que nunca utilizaba. Sin embargo el caso no pasó a mayores y Orozco terminó dándole poca importancia. Igual cosa hizo con las recientes versiones que afirmaban que María Angélica mantenía una relación con otro hombre, con quien su padre realizaba negocios de construcción.

El romance continuó. Incluso el día de su muerte, en las horas de la tarde, María Angélica llamó a su casa para alertarlo de que algo raro estaba sucediendo porque lo habían ido a buscar al apartamento en donde ellos se veían. El dijo que eso no lo preocupaba. Sin embargo llamó a su oficina para saber qué pasaba por allá. Los empleados le dijeron que Jorge Enrique, el hermano de la joven, había preguntado por ambos. Tampoco le pareció extraño y tranquilamente se quedó en su casa.

En las horas de la noche, mientras su hija mayor realizaba una fiesta con sus amigos, dos empleados de confianza llegaron a buscarlo. Rafael salió a atenderlos y conversó un rato con ellos. De un momento a otro, un hombre se acercó hasta donde estaba Rafael. Según los testigos, ambos dieron la apariencia de conocerse. Sin embargo no alcanzaron a pasar más de cinco segundos cuando el asesino descargó 10 tiros contra el cuerpo del cantante. La familia lo llevó a una clínica, pero llegó muerto.

Con base en la declaración de los vecinos y de los dos testigos presenciales, las autoridades establecieron la participación de dos carros en la escena del crimen. Uno de ellos es el Mazda blanco que en la misma noche fue confiscado por la Policía. Según los testimonios, esa tarde cuatro hombres que iban en ese carro estuvieron rondando por la casa del cantante. Luego lo vieron en el momento del asesinato, cuando hizo lo que la Policía llama "la segunda". Es decir, vigilar que todo saliera bien y si algo fallaba, salir al auxilio.

El otro carro involucrado es un Renault Etoile que aun no ha podido ser encontrado. Las placas las tienen establecidas y con ellas concluyeron quién lo utilizaba en los ultimos días y quién había sido su más reciente dueño. Aparece, entonces, por primera vez en el caso, el nombre de una persona quien, segun fuentes policiales, está relacionado con el narcotráfico. Y que además, era quien estaba saliendo con María Angélica Navarro en los ultimos meses. La Policía inició operativos por toda la Costa Atlántica para dar con su paradero pero hasta el momento no han tenido éxito, y se cree que logró salir del país hacia tierra mexicana.

Pese a las contradicciones que se presentaron al principio, que llevaron a la Procuraduría Regional a vigilar el proceso, las cosas comenzaron a aclararse con la declaración de los dos testigos presenciales. Ambos coincidieron en identificar a la persona que disparó como el padre de María Angélica: Jorge Navarro Insignares. La familia Navarro, por su parte, señala que el proceso tomó ese rumbo de manera muy sospechosa. Sin embargo la juez dictó auto de detención contra Navarro, quien ya se encuentra detenido en la cárcel junto con Diomedes Zubiría, que se supone era quien manejaba el Mazda. La investigación continua, y ambas partes del proceso aseguran tener importantes cartas a favor.




DIGNO DE MACONDO

Pero aunque la decisión final no haya sido producida aun, lo que sí es seguro es que este caso ha causado interés nacional. No sólo por los supuestos móviles del crimen, sino por la serie de hechos que se han venido presentando desde la noche de la muerte de Orozco. Un entierro como el del cantante no se había visto en la historia de Barranquilla. Millares de personas, cantando los vallenatos del Binomio, acompañaron el féretro durante todo un día. El recorrido tuvo cuatro paradas. De la funeraria a la iglesia del Carmen, pero el lugar resultó muy pequeño. Decidieron dirigirse a la Catedral, pero o estaba cerrada. Los amigos de Orozco tuvieron que tranquilizar a la gente, pues intentaron tumbar la puerta a patadas. Sin mucho esfuerzo la Catedral se abrió, pero tampoco cupo la multitud.

Optaron por sacar el cadáver al atrio para que la gente desfilara en orden, pero la fila no se pudo controlar. Las bisagras del féretro salieron volando. Entonces tuvieron que tomar medidas más drásticas: llevar el ataúd al coliseo y realizar allí una misa campal. La idea funcionó. Aunque la multitud que quería ver a Orozco crecía cada minuto. La misma gente lo acompañó hasta el cementerio. Sitio que se convirtió el el más visitado por los seguidores del cantante, y también por los negociantes que no desperdician la posibilidad de vender la foto del ídolo.

A esto se le tiene que agregar el seguimiento que han hecho del caso. No ha habido un día en que el edificio donde se encuentra el Juzgado que lleva la investigación esté libre de curiosos. Igual cosa sucede en la cárcel, donde decenas de personas llegan tratando de ver algo por el pequeño agujero de la puerta. Especulan sobre quién puede ser la persona que está al fondo, aunque sólo sea el carcelero diciéndoles que se vayan.

El asesinato ha sido, incluso, comentado a nivel internacional. En Venezuela, por ejemplo, las fans del cantante no eran pocas. Por eso tampoco son pocas las cartas que han llegado a emisoras y periódicos lamentando su muerte. Pero no sólo han hablado las admiradoras, también los políticos y hasta la guerrilla. El diario La Libertad recibió una carta, firmada por las FARC, en la que señalan que "la muerte de Rafael Orozco significa un duro golpe para el folclor nacional".

La prensa barranquillera, por su parte, también ha sido protagonista principal. Desde el día que publicaron la noticia de la muerte, el tiraje de los periódicos se ha triplicado. Y las ediciones se agotan en menos de dos horas de salir a la venta. Tanto, que los boceadores se han inventado un negocio "para que la gente no se quede sin la noticia": sacarle de antemano unas cuantas fotocopias a un periódico y venderlo al triple de precio. Así la provincia no se queda sin los por menores de la investigacion.

El crimen de Rafael Orozco tiene a Barranquilla sumida en una profunda conmoción, pero no es el primer caso de sangre que estremece la ciudad de lado a lado. La capital del Atlántico es una ciudad pacífica, pero ya tiene una fama legendaria de que, de cuando en cuando, suceden crímenes que dejan perpleja a la ciudadanía. El asesinato múltiple de cartoneros en la Universidad Libre; la muerte de las damas Kahled; el parricidio de la familia Senior, el crimen de Puerto Mocho... son algunos de la ya larga serie de episodios de sangre que han dejado huella en la historia judicial de Barranquilla.

Sin embargo, a la par con el historial de crímenes célebres, también ha hecho carrera el que siempre se descubre la verdad Hay quienes sostienen que la locuacidad caribeña de los barranquilleros hace imposible que se mantenga por mucho tiempo un secreto en esta materia, y se asegura que el ser tan comunicativos les ha permitido no dejar prosperar las células urbanas de los grupos guerrilleros que se han querido instalar allí.

Todos esperan que ocurra lo mismo en el caso del crimen de Rafael Orozco, y que llegue por fin la paz a su tumba. Allí donde todas las noches, a las 10 en punto, y tal vez para siempre, llega a hacerle companía una mujer vestida de negro. 







.................................




Eltiempo.com






ASESINO DE RAFAEL OROZCO LE DISPARÓ POR LA ESPALDA

El asesino del cantante Rafael Orozco Maestre surgió sorpresivamente por la espalda de éste, y no de frente como sostienen las dos personas que dialogaban con él en esos momentos. Así lo sugiere el informe oficial de balística. El primer disparo, que fue necesariamente mortal, ingresó por la parte posterior de la cabeza y se alojó en su frente. Su trayectoria es de abajo hacia arriba lo que indica que el criminal se agachó para no ser visto.



El criminal disparó a una distancia de dos a tres metros, luego se acercaría para ramatarle. Allí fue cuando le propinó los tiros en el rostro, uno de ellos en el lunar de la cara del artista, que dejaron huellas de pólvora, lo que indica que el tirador estaba muy cerca. Después lo voltearía con el pié y le siguió disparando en la espalda y la región glútea.


El informe contradice la versión que dieron los testigos Alonso Ariza y Francisco Manuel Corena, acompañantes de Orozco en el momento del crimen, en el sentido de que el asesino llegó de frente, disparó rápidamente y se fue en veloz carrera.


Según allegados a la investigación, existen otras muchas contradicciones en las declaraciones rendidas por esos testigos.


También fueron desmentidos por el cantante y compositor Diomedes Díaz, quien en declaracion rendida ante una autoridad consular en Dallas (Estados Unidos), dijo que no es cierto que él los haya enviado a casa de Orozco para que le prestara una tumbadora.


El famoso cantante vallenato fue asesinado el 9 de junio pasado y la investigación derivó hacia una motivación pasional. Como autor material se encuentra detenido el padre de su amante María Angélica Navarro, el arquitecto Jorge Navarro Insignares, por reconocimiento que hicieron los dos testigos citados.


Sin embargo, otro testigo, el celador de un edificio en construcción, da como autor material a una persona de características físicas diferentes a las de Navarro. Además, allegados a éste han declarado que el profesional se encontraba en su casa en el momento del homicidio.
Publicación 

eltiempo.com Sección 

Otros Fecha de publicación 

9 de agosto de 1992 Autor 

NULLVALUE














...............................................

Tomado de Eltiempo.com


La Policía del Atlántico detuvo a seis personas vinculadas directamente con el asesinato de Rafael Orozco Maestre, voz líder de la agrupación vallenata Binomio de Oro. La causa del crimen, al parecer, sería un romance del compositor. Los detenidos son los hermanos, Diomedes y Hever Antonio Zubiría Redondo, oriundos de La Guajira; Orby Campo Valdeblánquez y Jorge, Enrique y María Angélica Navarro.

El general Fabio Campos Silva, comandante de la Policía del Atlántico, indicó que falta por detenerse a dos personas más que huyen por otras ciudades del país y contra quienes cursan graves acusaciones. Uno de ellos es Porfirio Zubría Redondo, El Negro , hermano de dos de los retenidos.

El General dijo que se han practicado allanamientos no solo en el Atlántico sino en otras ciudades circunvecinas, cuyo resultado ha sido la localización de personas y elementos relacionados con el homicidio.

Después de recibir declaraciones de testigos y de las personas presuntamente vinculadas con el crimen, los indicios de que los móviles por los cuales mataron a Orozco son, al parecer, pasionales, dijo el general Campos. Esta versión toma fuerza con la captura de María Angélica Navarro.

Las investigaciones indican, además, que la mujer también iba a ser muerta en las oficinas del Binomio de Oro, en la calle 76 con carrera 46, seis horas antes del asesinato de Orozco Maestre, cuando un sujeto, de quien se tienen retratos hablados, preguntó primero por ella y luego por el cantante.

La Policía fortaleció la versión de que al artista lo mataron dos sicarios, uno que disparó y el otro que lo buscó en su oficina y que al parecer conducía el mazda 323, de color blanco, de placas 8594, en el que escaparon. El vehículo fue inmovilizado el 12 de junio en una residencia del norte de la ciudad.

Las pruebas y los detenidos pasaron a órdenes de la jueza 17 de Instrucción Criminal, Carmen Marina Collante, quien adelanta la investigación del caso.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
19 de junio de 1992
Autor
NULLVALUE


.........................................




Tomado del Elespectador.com

Rafael Orozco Maestre, nació en Becerril (Cesar) un 24 de marzo de 195. Llevó al altar a su novia de siempre, Clara Elena Cabello, la mujer  con la que tuvo sus hijas, Kelly Johanna, Wendy Yolani y Loraine. 

Orozco Maestre se dio a conocer como una alternativa moderna en el canto vallenato, integrando conjuntos de oportunidad con los acordeoneros Julito de la Ossa, y Luciano Poveda, con quienes consolidó su propio estilo, diferente del que en ese momento se imponía en el gusto de los seguidores del vallenato clásico, que estaba representado por los "Playoneros del Cesar", "Bovea y sus vallenatos", Alfredo Gutiérrez, Jorge Oñate, Poncho y Emiliano entre otros. 

De manera casual Orozco se encontró con Israel Romero Ospino, "El Pollo Irra", un acordeonero de Villanueva (Guajira) reconocido en toda la Provincia de Padilla. Sólo necesitaron unos cuantos toques y unos cortos ensayos para confirmar el acople armonioso, que de inmediato cristalizó el nacimiento de la organización Romero-Orozco, el "Binomio de Oro". 
En su primer trabajo discográfico imponen éxitos como "La creciente" de Hernando Marín, "Momentos de Amor" de Fernando Meneses, "Eterno Enamorado" de Edilberto Daza, "El pataleo" de Poncho Cotes Jr. Y "La gustadera" de Alberto "Beto" Murgas. 

El Binomio de Oro, orientado por Rafael Orozco Maestre, su voz, líder, mostró unos elementos básicos en sus presentaciones, que en forma vertiginosa los convirtieron en una agrupación musical de exportación, como sucedió en el mercado de Estados Unidos, Venezuela, México y Centroamérica. Rafel Orozco e Israel Romero formaron la pareja más seria e importante en la historia del folclor vallenato. Impusieron el lenguaje romántico para interpretar canciones vallenatas que sirvieron de aliciente al espíritu de los enamorados.

El 11 de Junio de 1992 cerca de las 9 de la noche Rafael fue solicitado en la puerta de su casa por dos músicos integrantes de la agrupación de Diomedes Díaz, los cuales llegaron con la intención de pedir prestado unos instrumentos musicales, Rafael les solicitó ir con el a la terraza de la casa donde hablarían con más tranquilidad y así no interrumpir la celebración, mientras conversaban, llegó un hombre que le disparó 10 veces, solo una bala no penetró su cuerpo, pues las otras nueve hicieron blanco en distintas partes de su cuerpo incluyendo la cabeza.

Clara Elena al escuchar las detonaciones corrió hacia donde se encontraba Rafael, a quien encontró ya casi sin vida tirado sobre el pavimento, con la ayuda de los músicos logró introducirlo dentro de su vehículo, e inmediatamente lo trasladó a la Clínica del Caribe en Barranquilla; pero allí minutos más tarde fue declarado oficialmente muerto.

Muchas personalidades de la farándula vallenata, medios de comunicación y otros se apersonaron para rendirle un último adiós a "Rafa" y finalmente fue sepultado en medio de inmensas manifestaciones de dolor en el Cementerio Jardines del Recuerdo de Barranquilla, allí reposan sus restos con una inscripción sobre su tumba que Clara Elena hizo colocar a su memoria, la imagen de él tallada en mármol, al lado su canción "Solo para ti" y una inscripción debajo que dice: "Te seguiré queriendo" tu esposa Clara Elena, y luego "Te seguiremos adorando papurri lindo" Kelly, Wendy y Lorraine sus tres hijas.

Con la pistola del presunto narcotraficante José Reinaldo Fiallo Jácome (El Nano Fiallo) mataron al cantante Rafael Orozco Maestre y el arquitecto Jorge Navarro Insignares supo que el crimen iba a ocurrir, pero no hizo nada para evitarlo. A esa conclusión llegó la Fiscalía en Barranquilla, que definió la situación jurídica de seis personas vinculadas al caso. El fiscal, Luis Felipe Colmenares, ordenó la captura de Fiallo, pero este, según su apoderado William Cabarcas Gómez, apareció muerto en una calle de Medellín el 18 de noviembre de 1992 junto con su guardaespaldas Sergio Adolfo González Torres.

Con sus cuerpos fue encontrada una pistola con salvoconducto de la Segunda Brigada del Ejército marca Heckler & Koch, con la cual fueron disparados por lo menos dos de los proyectiles que le fueron sacados a Orozco Maestre, según la prueba pericial.

La confusión que se ha presentado, según Cabarcas, es que Fiallo tenía doble identidad. En Medellín apareció muerto como Jorge Alberto Gómez Benítez, pero es la misma persona y así lo comprueba su registro decadactilar.

Pero el fiscal Colmenares dijo que procesalmente Fiallo estaba vivo. El fallecimiento de una persona se prueba, dentro de un proceso penal o civil, con el registro civil de defunción, con la necropsia, con el acta de levantamiento de cadáver, con la licencia de inhumación, y ninguno de esos documentos aparecieron en el expediente con el nombre de ese señor , explicó Colmenares.

Sobre el guardaespaldas Tato, el fiscal decretó cese de procedimiento, ya que su muerte estaba judicialmente probada.

En el momento en que mataron al cantante, estaban los músicos Francisco Manuel Corena Alonso Ariza De la Hoz, a quienes sindicaron de cómplices por haber hecho salir a Orozco a la puerta de su casa, pero el fiscal creía que no necesariamente estaban al tanto del plan homicida. Los dos fueron sacados de su residencia seis meses después en una camioneta y desde entonces no han aparecido. Sus familiares creen que están muertos.


RESULTADOS TIEMPO REAL LIGAS FUTBOL ESPAÑOL, ITALIANO, ALEMAN, FRANCES, INGLÉS